A Travellerspoint blog

United Kingdom

The Great British Christmas Dinner!

Surely, one of the very best things about Britain.

rain 5 °C

The suspense mounts for weeks for those of us living abroad. As soon as the tree goes up, dreams of a glistening roast embellished with perfectly rolled up pigs in blankets take over. M&S inspired images of tumbling roast potatoes, smooth, slow-trickling gravy and swirly-steamy veg play out in our minds, tantalising our tastebuds for days on end. And before we know it, the momentous occasion arrives.

Christmas morning, and the rich aroma of slow roasting meat fills the house, providing a warming, wintry ambience and provoking a steel band of rumbles in our stomachs. We hover around the oven, hoping to catch a glimpse or a waft of what will be the flavoursome festive centrepiece. At some point your mother starts to panic about whether there’s enough veg, but you look around you in disbelief and confirm to her that the ten different varieties themselves would suffice for a Christmas dinner, let alone the turkey, the beef and the p’s & g’s that go with them!

Soon the table fills up with delicious, piping hot mounds which together make up the colourful collage that is, Christmas dinner. Bright, cheery carrots mingle with bouncy, vivid green sprouts, and the wise, old broccoli stands apart, thinking himself king of the veg. Potatoes and parsnips harmonise, a choir of crispy, roasted goodness, whilst mash lays in a bowl by the side like a fluffy, creamy cloud. Peas chitter-chatter, rolling around like fools, and stuffing holds tight, fearing the crash of the impending spoon. And finally, swede sits bored, yawning in the corner, occasionally conversing with the lethargic Yorkshire puddings. Then, suddenly, the over door is flung open, and the prized showpieces carefully lifted, emerging from the steam like superstars.

Next comes an important moment for any man during the festive season – the carving of the meat. Dad carefully finds the perfect angle and gracefully slices away to produce succulent, rounded pieces of turkey and beef. Picture perfect, and you just can’t resist, so you steal a little slice – just to test it, of course! And then the grand, long anticipated moment arrives, and you all sit down and finally get stuck in. Brilliant! And surely, one of the very best things about Britain!

P1000027.jpg P1000046.jpg P1000050.jpg

Posted by lauracerys 09:35 Archived in United Kingdom Tagged food christmas dinner uk britain Comments (0)

Un encantador destino otoñal

semi-overcast 8 °C

Un hermoso amanecer escarchado se abre sobre la antigua ciudad de Durham durante el mes de noviembre. Gotitas heladas que yacen en el suelo brillan en la tenue luz de la mañana, y un aire fresco y glacial saluda a los residentes al salir de sus casas. El sol, cansado, queda bajito en el brumoso cielo, produciendo sombras curiosas y tintes azules en las pintorescas callejuelas. El sinuoso río Wear fluye con gracia alrededor del casco viejo de la ciudad actuando como un elegante marco natural. Y siguiendo su ruta encontramos mini bosques que en esta época del año son explosiones de colores vibrantes. Los tonos cálidos de las hojas y su banda sonora crujiente crean un rico ambiente de temporada. Y para los deambuladores, súper bufandas y gorros de pompones son la alta costura de la estación, y dan un toque alegre al asecto de todos.

La histórica ciudad de Durham es un perfecto destino para pasar un fin de semana otoñal. El antiguo barrio central está lleno de pequeñas y bonitas tiendas que venden un despliegue de maravillas coloridas. Ahí se encuentran librerías a la antigua, boutiques tentadores y cafeterías estrafalarias donde se puede disfrutar de chocolate caliente sin-fin y grandes trozos de tartas templadas. O si tenemos más hambre, ¿por que no entrar a comer en un típico pub del norte de Inglaterra, y probar uno de los famosos pasteles de carne al lado de un atrayente y ardente hogar? Perfecto para una trade de frío.

El corazón de la ciudad está marcada por la impresionante e inmensa catedral que tiene más de 900 años de historia. Es sin duda uno de los edificios religiosos más imponentes de Europa, y uno de los que más mantiene su forma original. El enorme complejo tiene un encanto muy especial y un ambiente mágico, y visitarlo es una oportunidad única, particularmente cuando tomamos en cuenta que varias escenas de las películas de Harry Potter fueron rodadas ahí. El castillo al lado también tiene un aire muy evocador y ayuda a dar la impresión de que estamos de verdad en medio de Hogwarts. En noviembre el festival de luz, Lumiere, llega a la ciudad, y durante unas gélidas y oscuras tardes ilumina de manera preciosa la catedral y las calles de alrededor – una perfecta manera de distrutar de las largas noches otoñales.

Otra actividad muy emocionante es acudir a un evento del famoso Bonfire Night. El 5 de noviembre es un día muy especial en el Reino Unido en el cual se recuerda del viejo rey James I. Ese mismo día del año 1605 James fue salvado de un intento contra su vida. Entonces para celebrar su salvacion, declaró que en ese día todos los pueblos deberían encender una hoguera en su nombre. Todavía hoy se mantiene esa tradición y además se organizan fuegos artificiales. Cada año la universidad de Durham monta un evento estupendo con un maratón de música, infinitos colores y un increíble telón de fondo proveído por la magnifica catedral.

Entonces, para unos dias otoñales llenos de historia, cultura y curiosidades ¿por qué no visitar la hermosa ciudad de Durham? Igual, se podría combinar el viaje con otros estupendos destinos Británicos – a York y Edinburgo se llega en menos de dos horas en tren.

Posted by lauracerys 08:46 Archived in United Kingdom Tagged england durham harry_potter inglaterra otoño Comments (0)

(Entries 1 - 2 of 2) Page [1]